Investigar, el dardo del diseño
Dardo azul sujeto por una mano en una diana

Investigar, el dardo del diseño

¿Cuántas veces te has enfrentado a un folio en blanco y te has quedado igual que él? La inspiración y la creatividad hay que trabajarlas, por eso es muy importante observar. Todos los días, nuestro cerebro absorbe información visual nueva. Aunque hayamos visto buenas ideas de refilón y creamos que no tienen importancia, es muy probable que queden guardadas en algún compartimento de nuestro cerebro para sacarlas a relucir en un momento en el que una idea estimule a otra. Por eso, es muy importante empezar un proceso de diseño creativo investigando.  

Dos personas documentándose frente a unas estanterías llenas de libros

COMPARTE

Investigar implica crear una nueva mirada y cuestionar lo que ya existe. Para aportar valor a un producto es indispensable que los diseñadores se documenten, pregunten, observen, analicen y establezcan nuevas conclusiones a la hora de plantear y resolver un problema. Esto se traduce en conocer el contexto que rodea al diseño para descubrir nuevos datos, diagnosticar las necesidades de los usuarios/clientes, empatizar con ellos, generar nuevas ideas a partir de argumentos sólidos y validarlas con equilibrio.

En esta línea, la investigación para el diseño no puede ir disociada de la investigación para la definición de los objetivos estratégicos. Estrategia, contenido y diseño deben relacionarse de tal manera que la propuesta gráfica resultante consista en una fusión de todos estos componentes, una propuesta donde se produzca sinergias entre todos ellos. Nada en un buen diseño –un diseño útil-coherente-armónico– es gratuito o aleatorio. Cada decisión gráfica debe ser una respuesta a las necesidades del emisor y del usuario final. Por tanto, la investigación debe ser poliédrica y estratégica.

Equipo documentándose y dialogando frente a los ordenadores de su oficina

Además, ante una sociedad cada vez más cambiante, hay que ser capaces de responder lo antes posible a las necesidades de ésta y contribuir a la transformación y bienestar social. Para ello hablaremos de la importancia de dar en la diana en un proyecto gráfico-estratégico a través de cinco reglas.

1. Entender el contexto.

Antes de empezar cualquier proyecto hay que entrevistar al cliente/usuario, conocer las tendencias que hay en ese momento, qué está de moda, cuáles son los mayores referentes del mercado en cuestión y mirar analíticamente a la competencia para entender qué ofrecen y cómo desmarcarse. Se trata de hacer un análisis para conocer las expectativas de los usuarios, aprender de los errores, conocer las funcionalidades básicas o comunes sobre cómo se resuelven temas de diseño y estudiar las interfaces.

2. Validar las hipótesis que tengamos.

Es muy importante conocer para quién se va a diseñar para saber si las hipótesis son reales o invenciones del cliente. Si es necesario, hay que redefinir el problema y, posteriormente, volver a empezar a idear.

Personas recortando revistas y para redefinir los problemas encontrados en la analítica

3. Empatizar.

Debemos conocer los objetivos estratégicos del cliente y sus expectativas para dar solución a necesidades reales observando y escuchando a las personas. Hay que aprender de los usuarios y ponerse en su piel para obtener datos. Se puede lograr a través de metodologías cualitativas (entrevistas personalizadas) o cuantitativas (encuestas generales).

4. Crear colectivamente.

En diseño hay que mezclarse, relacionarse y compartir conocimientos con otras disciplinas. Al trabajar en un entorno autónomo y creativo, pueden aparecer propuestas más atractivas que nos permitirán aprender y redefinir ideas/técnicas propias.

Equipo juntando los puños

5. Prototipar y comunicar.

El prototipo debe hablar por sí mismo. Hay que darlo a diferentes usuarios para encontrar nuevas mejoras y observar mucho (objetivamente dan mucha información). Cuando el usuario haya finalizado las tareas definidas, se repasará la experiencia y, con los datos recogidos, se podrán reestructurar los problemas encontrados con mayor facilidad.

La investigación en el mundo del diseño está en auge. Cada vez más empresas grandes tienen en su plantilla equipos de investigación que integran todas estas prácticas. Por ello, hay que saber lanzar muy bien el dardo para dar con el objetivo final. Hay que investigar a fondo para tener un amplio contexto y tomar decisiones acertadas y exitosas.

Reunión para repasar la experiencia junto a post-its

¿Necesitas ayuda con tu proyecto y no sabes por dónde empezar? ¿Quieres recibir asesoramiento? Pregúntanos sin compromiso, ¡te responderemos encantados!